FANDOM


¡Hola a todos! Me llamo Marina y soy una Piplup. Hace mucho que empece como exploradora. Pero, para que sepáis como me fue todo, aquí os dejo mi diario (Que cuenta todo desde que empecé hasta que finalicé).

Día 1: "Menuda pesadilla" Editar

Estábamos tan tranquilas mi nueva compañera Ember y yo, dormidas en la cama, cuando... ¡Alguien nos gritó que nos levantaramos! Menudo susto que nos pegamos. Entonces, nos dimos cuenta de que era un Loudred. Nos dijo que teniamos que ir a la reunión y que no llegaramos tarde. Esábamos confusas: ¿Qué reunión? Y entonces recordamos que eramos un equipo de exploración. Veloces como el rayo, salimos y nos reunimos con todos los demás. Una vez allí, el Loudred nos gritó por llegar tarde (Pero... Si a mí me parecía muy temprano...), pero el Chatot le calló la boca. Una vez en silencio todos, entró por la puerta el Wigglytuff que nos había nombrado equipo de exploración el otro día. Y... ¡¿Estaba dormido?!

El gran Bluff es un dormilón

Pues sí, pero... Con los ojos abiertos. ¡Qué raro!

Wow, no esta despierto

Tras esa extraña actuación, nos hicieron recitar lo siguiente (A todos nosotros):

"¡Uno! ¡El buen explorador debe ser trabajador!"

Lección uno

"¡Dos! ¡El que prefiere escapar tiene poco que ganar!"

Lección dos

"¡Tres! Sonrisas para todos ¡Y encontraréis muchos tesoros!"

Lección tres

Después de decir esto último, todos gritaron "¡Hurra!" y se marcharon. Que raro... Nunca había visto a alguien que se emocionaa tanto al ir a trabajar...

Con que felicidad van a trabajar

Ember y yo, ya nos marchabamos con los otros cuando Chatot nos llamo. ¿Qué querría de nosotras?

Nos ha pillado

Quería enseñarnos varias cosas y nos pidó que le siguieramos. Lo primero que nos enseñó fue un gran tablón colgado en la pared. Tenía muchas notas. Nos contó, que pasaban cosas muy extrañas en el mundo Pokémon y que habían aparecido nuevos territorios misteriosos. Tras una larga explicación sobre lo que eran los territorios misteriosos (Explicada por Ember), Chator nos dijo que las notas, erna misiones que sucedían en territorios misteriosos. Rápidamente, se puso a buscar entre las notas a ver si había una misión para nosotras. La encontró y se la dió a Ember, que la leyó. Tras leerla, nos quedamos indignadas:

"¡Hola! Me llamo Spoink."

Hola, me llamo Spoink

"Un desaprensivo se ha escapado con mi posesión más preciada... ¡Mi valiosa perla!"

El robo de la perla

"¡Esa perla es... mi vida!"

Esa perla es la vida de Spoink

"No me siento capaz de hacer nada sin ella."

Spoink no se siente capaz de hacer nada sin ella

"Me han llegado rumores sobre dónde podría estar."

Una pista sobre donde esta la perla

"He oído que se encuentra en una especia de acantilado, pero parece ser un lugar muy peligroso."

Podría estar en un acantilado peligroso

"Me siento incapaz de arriesgarme a ir en mi estado actual."

Demasiado arriesgado para Spoink

"¡Oh, simpáticos lectores! ¿Seríais tan amables de ir al risco a buscar mi perla?"

Quien va a ir a por la perla

"¡Os ruego que me ayudéis, exploradores! Firmado: Spoink."

Firmado Spoink

Ember se quejó: ¿Nuestra primera misión e iba a ser ir a por la perla que se le había perdido a un Spoink? Nos esperabamos algo más interesante. Pero Chatot nos dijo que como eramos novatos, teníamos que hacer esa misión. Una vez más, nos advirtió de que tubieramos cuidado (Ni que fueramos tontas). Y, así, empezamos nuestra poco importante (Según Ember) misión.

Día 1: "Nuestra primera misión" Editar

Ember y yo, llegamos a la entradaq del risco. Al parecer, era tan peligroso como nos había descrito Spoink en su carta.

La entrada del risco

Ember me dio ánimos y nos adentramos en el territorio misterioso. Al pasar, nos enfrentamos contra nuestro primer enemigo: Un Shellos. No fue difícil derrotarlo. El Shellos uso Bofeton Lodo y me debilitó alguna característica. Pero, yo, usé Destructor y lo debilité. ¿Y a que no sabéis qué? ¡Subí de nivel! Ahora estaba en el nivel 6.

Marina nivel 6

Pero... A la vez que yo subí de nivel... ¡Ember también subió de nivel! Ella también estaba en el nivel 6.

Ember nivel 6

Seguimos andando y nos encontramos una baya Meloc. La verdad, era la primera vez que veía una baya desde que llegué al mundo Pokémon como una Piplup. A cada paso que dábamos, nos encontrabamos objetos más útiles en nuestra aventura: Geoguijarros, Semillas... Y cada vez subiamos más de nivel. Ya ibamos por el piso 3 y ya estabamos en el nivel 7. Todo iba bien hasta que nos rodearon un Chingling y un Lileep. por suerte, pudimos derrotarlos. Al derrotar al Chingling, soltó otra Baya Meloc.

El Chingling soltó una baya Meloc

La cogimos y seguimos andando, sorteando muchos obstáculos. Así, hasta que llegamos al piso 7. una vez allí, localizamos la preciosa perla de Spoink.

Encontramos la perla de Spoink

Yo la cogí y junto con Ember, salí del risco y volví al gremio. Allí, nos esperaba Spoink, que nos dio las gracias al devolverle la perla. Estaba muy feliz y agradecido.

Spoink agradecido

¿Y a qué no sabéis qué? ¡Nos recompenso dándonos Proteína, Calcio, Hierro y 2000 Pokés! Ember estaba sorprendida y le preguntó a Spoink que si nos lo podíamos quedar y él... ¡Afirmó! Pero, cuando Spoink se fue... ¡El gorrón de Chator nos dijo que le diéramos el dinero!

Chatot, un poco gorrón

Ember y yo nos quedamos de piedra. Después de todo lo que nos había costado recuperar la perla... ¿Teníamos que darle todo el dinero? Chatot nos explicó que casi todo el dinero recaudado en las misiones, iba a parar al gran Bluff. Nos quitó los 2000 Pokés y ns devolvió... Unos miseros 200 Pokés. Ember y yo nos quedamos destrozadas, es más... ¡Destrozadísimas! Rato después, bajamos abajo y nos pusimos a charlar un rato Ember y yo comentando las injusticias del dinero. Entonces, un Chimecho interrumpió en la sala diciendo que era la hora de cenar y que teníamos que ir todos a la mesa.

Era la hora de la cena

Como bestias, nos pusimos todos a gritar y a bailar de felicidad: Sobre todo Loudred, que no paraba de dar vueltas como un loco.

Como locos por la cena

En un segundo (No preguntéis como), ya estabamos todos cenando alegremente.

Nuestra primera cena como exploradores

Al terminar, nos fuimos a la cama. Ember y yo hablamos un poco sobre lo que había pasado en este día y nos quedamos profundamente dormidas.

Día 2: "Cosas extrañas" Editar

Al día siguiente, nos despertamos más o menos del mismo modo que el día anterior: Con Loudred gritándonos que nos despertemos. Ember y yo salimos del dormitorio y recitamos de nuevo las tres lecciones. Pero, esta vez, nosotras también estabamos felices: La exploración, ya nos había conquistado. Pero, como siempre, anda más dar un paso, nos llamó Chatot. Creo que notó que no sabíamos a donde ir.

Aún estamos confusas

Nos dijo que le siguieramos y nosotras, obedecimos sin rechistar. Nos llevó a la misma sala que ayer, pero, esta vez, en vez de ir al tablón del que sacamos la nota de Spoink, fuimos a uno que había al otro lado. Ember debió notarlo porque dijo que el otro día, si recordaba bien, habían sacado la nota del otro tablón, y no de este.

Ember recuerda que la otra vez sacamos la nota del otro tablón y no de este

Chatot, nos dijo que hoy ibamos a trabajar una de las misiones de ese tablón. Ember, muy emocionada, me dijo que le echara un vistazo: Eran fotos de distintos Pokémon. Ember se creyó que eran exploradores famosos, pero Chatot le aclaró a Ember que eran malhechores. Eso a Ember y a mí nos sorprendió demasiado. Luego nos dijo que si lo capturábamos, recibieríamos una recompensa. Pero, Ember, asustadísima, dijo que eso sería imposible.

Algo imposible para unas novatas

Luego Chatot soltó una risita tonta y nos dijo que solo bromeaba. Grr... Chatot cada día me enfada más. Luego, nos contó que había distintos grados de maldad. Desde ladronzuelos hasta malos malísimos. Así que, nos dijo que debíamos elegir a uno muy debilucho para que pudieramos traerlo ante la justioia sin armar jaleo.

Escoged al más débil

Ember reveló que aunque no fueran muy malos, le daban mucho miedo los Pokémon peligrosos. Luego Chatot nos dijo que solo era parte de nuestro entrenamiento y que llamaría a alguien para enseñarnos las inmediaciones. Y lo hizo: Llamo a un Bidoof. Me sonaba de algo... ¡Ah, claro! Lo ví cenando con los otros. Chatot le explicó al Bidoof que nos acabábamos de unir (Que vergüenza sentí) y que nos enseñara los alrededores.

Los nuevos novatos

Bidoof, aceptó y cuando Chatot se fue, Bidoof empezó a llorar de la alegría. Ember le preguntó que por qué estaba tan feliz. ¿Y a qué no sabéis por qué estaba tan feliz? ¡Pues porque ya no era el novato! ¡Ahora eramos nosotras! Luego, después de llorar un ratito, se limpió las lágrimas y nos pidió que lo acompañaramos. Como siempre, no nos pudimos negar y aceptamos. Primero, nos enseñó a un Croagunk que estaba delante de un caldero todo el día y nos contó que no sabía ni que se traía entre manos.

Croagunk y su caldero

Luego, nos señaló una entrada que me sonó mucho... ¡Claro! ¡Era la entrada al comedor! Nos dijo que por allí se iba a comer, cenar... Nos explicó varias cosas que ya sabíamos, como donde estaban los dormitorios, la cámara del gran Bluff... Más tarde, salímos del Pokégremio. Bidoof quería enseñarnos lo de fuera. Primero, nos paramos en medio de la plaza y Bidoof nos dijo que eso era la Aldea Tesoro, donde se concentra la mayoría de la actividad. Ember, reveló que ella también sabía cosas de la Aldea Tesoro (me pareció normal, porque supongo que como ellos viven más o menos allí...). Ember explicó que aquello donde estaba un Duskull (Con un apsecto muy tenebroso y maligno que me hizo retroceder un poco) era el Banco Duskull, que es donde se guarda el dinero.

Banco Duskull

Luego, nos señaló una casa vacía con aspecto de Electivire y nos explicó que eso era Enlaces Electivire donde se enlazan distintos tipos de movimientos, pero que hoy, parece ser que Electivire no estaba.

Enlaces Electivire

Siguió señalándonos y explicándonos cosas, como el Bazar Kecleon, donde se compran y venden cosas.

Bazar Kecleon

Y la consigna Kangaskhan, donde se guardan los objetos para que no se pierdan.

Consigna Kangaskhan

Después de eso, Bidoof nos dijo que cuando estuvieramos listas para partir, que nos buscara para ayudarnos a elegir al malhechor adecuado. Ember le dijo algo que hizo que se sonrojara mucho. Me pareció que a Bidoof le gustaba Ember (Que raro...).

Bidoof sonrosado

Después, nos dijo donde se encontraría y se marchó. Ember, me cabezoneo con ir al Bazar kecleon a comprar objetos. Al final, accedí. Así, nos encaminamos al bazar. pero Ember y yo no pudimos evitar pararnos a hablar con un Wurmple y un Swellow. Eran del equipo Sabroso. No pude contenerme y le pregunté al Wurmple porque se llamabn el equipo Sabroso. Pero no me respondió: Sudó un poco y con nerviosismo me respondió que eso acabaría pensando al final de él su compañero. Em... Bueno, es normal: Los Swellow son Pokémon pájaros y suelen comer Pokémon gusanos como Wurmple.

El equipo Sabroso es un poco raro

Al llegar a la tienda, compramos una Manzanita. Ya nos ibamos a marchar cuando por detrás nuestro llegaron un Marill y un Azurill. Pareció que los dos Kecleon se alegraron mucho por la llegada de esos dos.

Felices por Marill y Azurill

El pequeño Azurill le preguntó a los Kecleon que si podía comprar una Manzanita (Me pareció un poco rara la pregunta porque yo hace poco había comprado una Manzanita...) y ellos, afirmaron. Así, compraron una bien lustrosa Manzanita. Luego, se marcharon. Ante nuestra cara de no comprender nada, los Kecleon nos explicaron que esos dos eran hermanos y que iban a hacer la compra a su madre porque ella no podía: Estaba enferma. A ellos les parecían admirables. Tras decir esto último, vimos como los hermanos regresaban alterados, gritando.

Señores Kecleon

Lo que ocurría es que los señores Kecleon le habían dado una Manzanita de más. Uno de los Kecleon dijo que esa era un regalo. La verdad, ahora me parecían más simpáticos los hermanos Kecleon. Azurill y Marill, les dieron las gracias, saltando de alegría. Y así, empezaron a irse rumbo a su casa. Pero... ¡Azumarill se cayó! Y, a su vez... ¡Se le había caido la Manzanita!

El pobre Azurill tiene un accidente

Yo, cogí la Manzanita y la limpié. Él pequeño se acero, se disculpó y me dio las gracias. Yo, le devolví la Manzanita, pero, de repente... Sentí una extraña sensación.

Extraña sensación

Empecé a marearme... Todo se volvió negro y oí algo que me dejo de piedra. Alguien gritaba "¡So... scocorro!". Entra tanta oscuridad, intente ver algo, pero no conseguí ver a nadie. De repente, la oscuridad se fue. Miré a todos lados, pero nada había pasado. Azurill, me miró intrigado y me preguntó que si me pasaba algo. Entonces, lo llamó su hermano y se tuvo que ir. Ember, sonrió y dijo que le parecían unos chiquillos muy simpáticos. A mí también me lo parecían, pero no podía evitar seguir pensando en lo que había pasado hace unos minutos. Ember, poco después, me miró tan intrigada como lo había hecho Azurill. Me preguntó que si me pasaba algo y yo se lo conté todo a Ember. hasta le pregunté que si había oído el grito de socorro. Pero, ella, negó haber oído algo.

Ember no había oído nada

Luego se lo preguntó a los hermanos Kecleon pero ellos también lo negaron. Ember, me dijo que habían sido imaginaciones mías, pero... ¡Les digo que no erna imaginaciones mías! Aquel grito... había sido muy real. Repetí el grito en mi cabeza y sin duda, supe de quien era ese grito. Era... ¡Del pequeño Azurill!

Estaba segura de que había sido Azurill

Pero Ember seguía insistiendo con que me lo había imaginado y me exigió que nos marcharamos. Ya estabamos volviendo al Pokégremio cuando vimos a los hermanos con un extraño (Y con cara de majadero) Drowzee. Nada más ver aquella escena, tuve una muy mala sensación sobre ese Pokémon. Cuando nos acercamos a los hermanos, nos explicaron que hace mucho habían perdido un objeto de mucho valor y que lo habían estado buscando desde hace mucho y que no lo habían encontrado. Pero, entonces se encontraron con el "Sr. Drowzee" que afirmó haberlo visto por alguna parte y que se había ofrecido a ayudarlos. Después, se marcharon a buscar el objeto. Pero, "sin querer" el Drowzee se chocó contra mí y se marchó pidiéndome perdón. Y... Empecé a sentirme extraña de nuevo. Con el dolor que sentía, no oía bien lo que Ember decía. Y entonces todo se volvió negro y ví algo que me afectó mucho: Drowzee estaba amenazando a Azurill y gritaba "¡So... socorro!".

Ese estúpido Drowzee estaba amenazando a Azurill

Rápidamente, volví a la realidad, pero muy aturdida. Nada más volvere el conocimiento, le conté a Ember todo, que se quedó patidifusa. pero... Ember no me creyó mucho y además dijo que solo eramos aprendices y que igualmente no podríamos hacer nada. Así que, volvimos al Pokégremio para hablar con Bidoof.

Día 2: "A por el maleante" Editar

Cuando nos encontramos con Bidoof, empezamos a buscar a un malhechor de nuestra talla en el tablón. pero, Bidoof insistió en buscarlo él porque era nuestro mentor. Ember le suplicó que no eligiera ninguno que diera miedo. pero, él, ni caso. Empezo a escoger aleatorio, con la técnica del "pito, pito, colorito".

Bidoof elije al malhechor

Pero, de repente, se oyó un grito al otro lado de la pared. Retrocedimos y... ¡El tablón se giró! Bidoof, nos explicó que eran tablones giratorios que se giraban para que un Pokémon llamado Dugtrio la actualizara, poniendo las notas más nuevas y recientes. Nos explicó también quien era Dugtrio. Poco después, el tablón volvió a girarse, con la lista, recién actualizada.

Listas actualizadas

Lo que me asombró fue que Ember se pusiera a temblar, ¿Qué le pasaba? Entonces, me dijo que mirara al tablón. Una extraña sensación de horror recorrió todo mi cuerpo: ¡Se buscaba a Drowzee! Al mismo que estaba con Azurill y Marill hace nada. Así que, sin pensarnoslo ni un minuto más, fuimos a rescatar a Azurill. Pero, al salir del Pokégremio, nos detuvimos: Habíamos localizado a Marill.

Marill localizado

Se nos acerco corriendo a nosotras. Estaba muy preocupado. Rápidamente, Ember le preguntó que dónde estaban Azurill y Drowzee, pero... ¡Él tampoco lo sabía! Ember le preguntó que a dónde fueron y Marill nos guió hasta un extraño sitio muy montañoso. Las dos, nos encaminamos en busca del pobrecito Azurill. Nada más entrar, nos topamos con un montón de enemigos y, al poco tiempo, subimos al nivel 8 (Y yo hasta aprendí un nuevo ataque: Burbuja). Pero ahora mismo el nivel no me importaba: ¡Yo solo quería salvar al pequeño! Todo iba bien hasta que un Nidorino me lanzó un Picotazo Venenoso y me envenenó. pese a mis pocas fuerzas: ¡Casi pienso que no lo consigo! Pero gracias a mi fuerza y valor, pude superar todos los obstáculos y subir al nivel 9 (Ember también subió de nivel).

Marina nivel 9

Finalmente, llegamos al pico Árido, donde la misma escena que había vivido en mi visión, se repetía: Drowzee estaba amenazando a Azurill, que pedía socorro. Ember, se atrevió con Drowzee y lo detuvo. Luego, nos presentamos (Los malehchores tienen que hacerse una idea del nombre del equipo explorador que los detiene). Ember, empezó a temblar (No sé si de rabia, de frío, de nerviosismo, de miedo...). El caso es que Drowzee la vió y se empezó a reír diciendo que entonces solo eramos unas principiantes. Sin embargo, Ember dijo que estabamos a su altura y que podíamos detenerle. Me pareció un acto muy valiente, por parte de mi compañera.

Ember en el fondo es muy valiente

Drowzee se rió y nos dijo, que de los equipos de exploración que habían ido a por él, el nuestro era el más patético. Y, así, comenzó una batalla entre Drozee y el equipo Pokérosas. A pesar de lo duro que fue, pudimos derrotarlo. El muy bobo se equivocaba: ¡Nuestro equipo no era el más patético porque habíamos sido capaces de detenerlo mientras que los otros no! Eso le pasa por subestimarnos. Rescatamos a Azurill y volvimos, para que se encontrara con su hermano mayor. Al salir de aquel lugar, un Magnezone y dos Magnemite, detuvieron a Drowzee y era porque... ¡Eran la polícia! Tras llevarse al malhechor, oímos una voz: ¡Era Marill! Azurill, al verlo, se puso a llorar.

Azurill se puso a llorar

Nos dieron las gracias y junto con ellos, nos marchamos. Al llegar al Pokégremio, nos llevamos una grata sorpresa: Nos habían rcompensado por nuestro buen trabajo dándonos una bolsa mayor para poder guardar más cosas. Como siempre, nos recompensaron con una misera cantidad de dinero. A pesar de nuestras quejas, no recibimos nada mejor. Como nos rugían las tripas, nos fuimos a cenar y tras cenar, nos fuimos a la cama. No pude dormir por culpa de la tormenta, y se ve que Ember tampoco, ya que me preguntó que si estaba despierta. Yo le dije que sí, claro, porque era verdad. Y entonces, me contó muchas cosas: Como que era muy raro que una Piplup como yo antes hubiera sido humana, que pudiera ver cosas que pasarían en el futuro a través de visiones y luego me contó que eran los Engranajes del Tiempo. Yo la escuche absorta. ¡Vaya! ¡¿Cómo unos simples engranajes podían causar tanto caos?! Sin embargo, poco después de que terminara, me quedé dormida sin dar más vueltas al asunto.

Día 3: "¿Un día normal?" Editar

Al día siguiente, tras levantarnos como siempre y nombrar las lecciones, nos llamó Chatot. Esta vez, por suerte, solo teníamos que hacer misiones de alguno de los tablones. por suerte, ninguna complicada como la de los días anteriores. Después de mirar un buen rato en el tablón, cogimos una en la que había que rescatar a un Spinarak. Poco después, ya estábamos en el Risco Calado cumpliendo nuestra misión. Lo único que me fastidió de verdad fue una Shellos que no paraba de hacer que mis ataques fallaran. Me costó mucho derrotarla.

Shellos muy molesta

Tras dar unos pocos pasos y subir unos cuantos pisos, llegamos al piso del destino. Pero nada más entrar, Ember y yo nos topamos con dos Pokémon. Fue muy molesto, ya que mientras yo atacaba a uno, los dos me golpeaban. Pero, al igual que con la Shellos, pude con ellos.

Contra dos Pokémon a la vez

Al final, cuando llegamos al fondo de la mazmorra, localizamos a Spinarak. Nos dio las gracias y volvió al Pokégremio sano y salvo. A su vez, nosotras también nos largamos: Ya habíamos cumplido la misión y por aquí ya no había nada que hacer.

Spinarak rescatado

Como recompensa, nos dió una Comi Celeste con un delicioso aspecto y un Elexir Máximo. Esa noche (Después de la deliciosa cena en la que otra vez, el gran Bluff nos había sorprendido con una Manzana), dormimos cómodamente, sin ninguna preocupación, a diferencia de los días anteriores.

Día 4: "No puede ser... ¿Otro día super corriente?" Editar

Al día siguiente, sin ninguna diferencia a ayer, nos levantamos, dijimos las frases de siempre y fuimos directamente al tablón de misiones. La que escogimos hoy trataba de encontrar a un Doduo que se había perdido en el Monte Árido.

En busca de Doduo, por Starly

El Monte Árido, aún seguía asustándome un poco después de lo de la última vez, pero, sin embargo, me adentré con mi fiel compañera Ember (Aunque antes depositamos nuestros Pokés y nuestros objetos importantes, para que estuvieran a salvo). Aunque fue menos difícil que la otra vez, seguía siendo complicado. Se ve que el duro entrenamiento que viví en esa mazmorra me sirvió mucho porque subí al nivel 10.

Marina nivel 10

Aunque, como siempre, Ember subió de nivel al mismo tiempo que yo y encima... ¡Aprendió un nuevo ataque que seguro que nos ayudaría mucho en las misiones!

Ember aprendió Ascuas

Estábamos ya en el piso del destino cuando un Machop nos obstruyó el camino hacia Doduo. Yo, que ya estaba cansada de tantos Machop (Ni os imagináis con cuantos tuve que luchar en esta misión), le lance un ataque Burbuja desde lejos, que acertó en el blanco y lo debilitó. Nada más caer, soltó una Baya Aranja que Ember recogió y guardó en la bolsa. Por fin encontramos a Doduo y lo sacamos sano y salvo del territorio misterioso.

Doduo rescatado

Al volver al Pokégremio, el amigo de Doduo, Starly, nos recompensó con una Semilla Cura y una semilla muy rara: Una Semilla Vil. No sabía su funcionamiento, pero igualmente, me la guardé en la bolsa. Tras cenar, Ember y yo regresamos a los dormitorios, más llenas que nunca (Nos habíamos pasado comiendo) y nos dormimos tan tranquilamente: Me gustaba mi rutina pacífica, pero no podía evitar añorar la salvaje y emocionante que vivimos los primeros días.

Día 5: "Ya me estoy acostumbrando a la vida de un explorador intrépido" Editar

Tras levantarnos, recitamos lo mismo de todos los días y nos fuimos a hacer misiones. Ember, pensaba que debíamos hacer de una vez del tablón "Se busca", pero a mi me pareció muy arriesgado y le dije que mejor seguíamos haciendo lo de todos los días. Refunfuñando, aceptó a regañadientes. Aún así, Ember insistió en que cogiéramos una un poco más extrema que las anteriores y me obligó a coger una en la que había que volver al Monte Árido, a buscar a un Corsola.

No sé dónde está Corsola

Como pensámos que la Semilla Vil era muy especial, decidimos guardarla antes con los otros objetos en la consigna. Y así, partimos una vez más a salvar a un pokémon en el Monte Árido. Después de un largo viaje por todo el monte (Que nos parecía muy sencillo, ya que como ya habíamos pasado unas cien veces por ese sitio ya estábamos acostumbradas a él), llegamos hasta uno de los pisos finales, donde nos encontramos con Corsola y lo rescatamos.

Corsola rescatado

Tras volver al Pokégremio, el amigo de Corsola, Shellos, nos dió un Gomi Gris y un Elexir Máximo. Después, se despidieron de nosotros muy felices y agradecidos y se marcharon. Esa noche, Loudred casi se atraganta con la comida. No me extraña, había comido como un ansia. Esa noche, mientras me dormía lentamente, no paraba de pensar en que, quizás no fue tan mala idea después de todo unirme a un equipo de exploración. Además, Ember es muy buena chica.

Día 6: "¡A montar guardia!" Editar

Ese día, tras levantarnos y recitar las lecciones, decidimos ir a ver las nuevas misiones de hoy en el tablón de anuncios. pero por algún extraño modo, esta vez no pudimos. ni siquiera dimos un paso cuando Loudred gritó como un loco llamándonos. ¿Qué querría de nosotras?

Loudred nos necesita

Rápido como el rayo, se acercó a nosotras y dijo que nos necesitaba para hacer una cosa. ¿Y a qué no sabéis para que cosa nos necesitaba? ¡Pues para hacer guardia! Como Diglet tenía que poner los tablones a punto con su padre, hoy no podía y nos tocaba a nosotras. Sinceramente, no tenía ni idea de como se montaba guardia. Como siempre, Ember se quejó y Loudred le cerró la boca. Luego, nos explicó como teníamos que hacerlo y nos obligó a meternos en un túnel para hacer de vigilantes. Estaba muy oscuro, pero por fin vimos la rejilla por la que teníamos que mirar.

La rejilla

A Ember le tocó detectar la huella y a mí decir de quien era la huella. La primera era de Scyther.

Huella de Scyther

La segunda era de Hippowdon, la tercera era de Whismur, la cuarta era de Blastoise, la quinta era de Charmander y la última era de Sandslash. Tras eso, Loudred nos dijo que habíamos terminado nuestro turno por hoy. Salimos del agujero y nos reunimos con Loudred y con Chatot, el cual nos felicitó porque habíamos hecho un trabajo perfecto y nos tiró confeti.

Vigilantes simplemente perfectos

Como recompensa, Chatot nos dió... ¡500 Pokés! Y no solo eso, sino también... ¡Una Semilla Júbilo, un Ginseng y una Semilla Vida! Imaginaos: nos pusimos la mar de contentas. Era el mejor día de nuestra vida como exploradoras. Esa noche, cenamos con más ganas que nunca. Estábamos de muy buen humor debido a la gran cantidad de acontecimientos felices. Esa noche, dormimos tan panchas.

Día 7: "¡Nos atrevemos con el tablón de "Se busca"!" Editar

Como siempre, tras levantarnos recitamos las tres lecciones y nos bajamos a ver que misiones había en el tablón de anuncios. Pero esta vez, senía que podíamos con el tablón de anuncios de "Se busca". Así que, cogimos una misión. Pero al leerla, casi nos desmayamos: ¡Había que subir hasta el piso 9 del Monte Árido para derrotar al malehchor! Nuestras patas se nos van a cansar más rápido que nunca.

Un Machop muy violento

Salimos del Pokégremio para dejar nuestros ahorros y nuestros objetos. Al terminar nuestra tarea, no pudimos evitar fijarnos en un grupo de extraños formado por un Weavile, un Drapion y un Arbok y nos acercamos a ellos. Primero, eecidí hablar con el Drapion, que me dijo que eran el equipo WAD (Weavile, Arbok y Drapion), una banda de ladrones. Vaya... ¿Y cómo es que nadie los había detenido ya si eran ladrones?

El Equipo WAD es una banda de ladrones

Luego me paré a hablar con el Weavile, que nos preguntó que si sabíamos que era la Isla Cero.

La Isla Cero

Pero Ember, extrañada, dijo que no. Después hablamos con el Arbok, que nos dijo que este sitio era un poco lúgubre. ¡¿LÚGUBRE?! ¡Cómo va a ser lúgubre este sitio! ¡Si esta lleno de alegría, color, felicidad...! En fin, que cada uno piense lo que quiera.

La opinión de Arbok

Tras esa extraña charla con el equipo WAD, decidimos empezar ya con nuestra misión y nos marchamos al Monte Árido. Ya no me austaba ese sitio, pero subir hasta el piso 9 me iba agotar mucho. Ya ibamos por el piso 4 cuando, agotada por haber luchado con tantos Pokémon, subí de nivel: ¡Ahora estaba en el nivel 11! Y aprendí un nuevo ataque (Que no sé si me será algún día útil): Hidrochorro.

Marina aprendió Hidrochorro

Al igual que yo, Ember también subió al nivel 11. Todo fue bien hasta que subimos al piso 5. En busca de las escaleras, Ember y yo nos encontramos con un Starly y un Nidorino. Yo, claro, le ataqué con Destructor. Pero me parece que no debía hacer eso porque me envenó nada más rozarlo.

Marina está envenenada

Por suerte, Ember y yo los derrotamos a los dos y no le dio tiempo de envenenarla a ella también. Finalmente, llegamos al ansiado piso 9 y... ¡Nos encontramos cara a cara con el malhechor!

El malhechor Machop

¿Y a qué no sabéis qué? ¡De un solo golpe le quitó 244 a Ember y la derrotó! Así que yo tuve que volver con Ember a la espalda hasta el Pokégremio. Y os diré una cosa... ¡Es la última vez que hago una misión del tablón "Se busca"! Hoy, cenamos más de lo que de costumbre porque casi no teníamos fuerza de tanto que habíamos andado y luchado en el monte. Después, nos fuimos las primeras a la cama y nos quedamos profundamente dormidas.

Día 8: "Una misión sencillita" Editar

Al día siguiente, tras hacer lo de siempre después de levantarnos, decidimos que esta vez escogeríamos una sencilla: Aún estábamos débiles por lo de ayer y no podíamos hacer una muy complicada. Así que, cogimos la más fácil que vimos.

Una misión super fácil

Esta vez no dejamos nada ni en la consigna ni en el banco, porque... ¡No teníamos absolutamente nada! Así que, directamente, nos marchamos a cumplir nuestro deber, como siempre. No fue nada difícil: Solo nos encontramos con un enemigo que pude debilitar con un solo ataque. Además, solo tuvimos que subir una escalera, que estaba muy cerca de donde estábamos. Nada más entrar, vimos a Geodude y lo rescatamos.

Geodude rescatado

Al volver al Pokégremio, el amigo de Geodude, Spinarak, nos recompensó con una Semilla Cura y... ¡Una Semilla Revivir! Eso si que nos sería útil en nuestras misiones. Cenamos (De un modo normal, esta vez) y nos fuimos a la cama.

Día 8: "Sé que esto sonará raro, pero... ¡Quiero volver a por Machop!" Editar

Al día siguiente, tras levantarnos, cantamos las lecciones y, por primera vez, no fuimos a los tablones: Fuimos directamente afuera del Pokégremio. Las dos, queríamos la revancha contra Machop y decidimos volver al Monte Árido, esta vez, con una Semilla Revivir y una Semilla Cura para poder curarnos de los envenenamientos y de la derrota. Rápidamente, llegamos al piso 9 y nos encontramos con Machop. Tras una enzarzada pelea... ¡Vencimos! ¡Y sin usar ni una simple semilla! Cogimos el Gomi Verde y volvimos al Pokégremio. Nos recompensó con 2500 Pokés (Pero solo nos quedamos con 250...) y una Semilla Cura. Esa noche, cenamos muy bien y dormimos felices, porque por fin habíamos detenido a Machop.

Día 9: "Una verdadera exploración" Editar

Al día siguiente, al levantarnos, hubo una gran sorpresa que nos extrañó a todos: ¡Hoy no recitamos las lecciones! En su lugar, Chatot nos contó que en un lugar lejano llamado Bosque Enraizado... el tiempo se había detenido. ¡Todos nos austamos y sprendimos mucho! ¡¿Cómo podía ser que se hubiera detenido el tiempo en aquel lugar?! Sunflora, creyó haber oído mal, así que le preguntó que qué había dicho.

Sunflora no se lo creía

Chatot no le respondió. Luego, Corphish, asombrado, preguntó que si se había detenido de verdad el tiempo. Y Chatot lo afirmó. Luego nos contó que allí, el viento no soplaba, las nuebes no se movían...

Ni el viento sopla, ni las nubes se mueven

...el rocío no se caía de las hojas, se quedaba suspendido en el aire...

El rocío no cae

...Ya no fluía el tiempo en aquel lugar. Todos nos revolvimos mucho, porque eso nos había alarmado a todos. Chatot, muy serio, nos dijo que el tiempo se había detenido en esa zona porque... ¡Habían robado un Engranaje del Tiempo! Casi me desmayo al oír eso. En una ocasión, Ember ya me contó lo desastroso que era que robaran un engranaje. Otra vez de nuevo, todos se revolvieron. Nadie daba crédito a lo que oía.

El Engranaje del Tiempo ha sido robado

Se ve que Chatot ya no soportaba que todos estuvieran tan alarmados y pidió silencio. Al instante, todos nos callamos. Nos explicó, que el agente Magnezone, había iniciado una investigación y que si veíamos a un individuo sospechoso le avisaramos. Y luego, nos dijo que era hora de trabajar y todos se fueron con su buen humor de siempre. Entonces, Chatot nos llamó y nos dijo que ya estábamos listas para una auténtica exploración. Nos dijo que abrieramos el Mapa Mágico. Yo, claro, lo abrí.

Marina abrió el Mapa Mágico

Chatot nos señaló la Aldea Tesoro, y lugo una extraña casacda. Nos dijo que teníamos que ir a explorar allí porque pensaba que ocultaba un gran secreto. Ember se puso a temblar y a llorar: Estaba muy emocionada. Y no solo ella: ¡Yo también! Así que, más emcoionadas que nunca, nos dispusimos a salir cuando alguien nos llamó: Era Chimecho.

Chimecho nos llama

Extrañadas nos acercamos a él y Ember le preguntó que qué hacía. Él nos respondió que acababa de abrir un registro. Nos dijo, que si queríamos tener más miembros en el equipo, primero tenía que hacer sonar la Campana Amistad en nombre del equipo Pokérosas.

Tocar la Campana Amistad

Chimecho empezó a agitarse soltando un delicado y agradable sonido, como de campanilla: Ya había tocado la Campana Amistad. A partir de ese momento, pudimos reclutar nuevos miembros para el equipo. Ember se emocionó muchísimo y le dió las gracias a Chimecho. Salimos del Pokégremio y dejamos nuestros objetos y dinero (No queríamos perderlos para siempre) y nos adentramos en el lugar que Chatot nos había dicho. A simple vista, parecía una cascada normal, pero, si te acercábas, notabas algo raro, pero no sabías que.

Llegamos a la cascada

Ember tocó la cascada, pero como era de tipo Fuego y además la potencia con la que caía el agua era muy fuerte, se hizo mucho daño. Ember, como notó que yo era de tipo Agua, me pidió que me acercara a la cascada. Temerosa, me acerqué, la toqué y me hice tanto daño como Ember. Entonces, empecé a tener otra vez esas extrañas visiones... Esta vez, en ellas, veía una sombra que se lanzaba hacia la cascada.

Una sombra se dirigía a la cascada

Y por imposible que parezca... ¡Se lanzó contra la cascada y logró atravesarla! Dentro había una extraña cueva, pero... ¿Qué había dentro de ella? Tan rápido como llegó, la visión se fue. Yo, estaba impresionada: ¡Había vuelto a tener visiones, como la otra vez! Ember me preguntó que qué me pasaba y yo le conté todo lo que había visto en mi visión. Ember se quedó asombrada.

Ember y mis visiones

A pesar de lo peligroso que a Ember le pareció hacer lo mismo que aquel Pokémon, yo la convencí y las dos saltamos a la vez como había hecho el Pokémon. Rodando, caímos de espalda en el frío suelo una cueva.

Una caída muy dolorosa

Aún así, me sentí alegre: ¡Lo habíamos logrado! ¡Habíamos pasado a través de la cascada! Aturdidas, nos levantamos y miramos a nuestro alrededor. y vimos una entrada. Emocionadas, nos metimos dentro. El interiro era húmedo y lleno de agua. Además, dentro había muchos Barboach que no paraban de perseguirnos y atacarnos. Rato después, Ember subió de nivel al nivel 12, y, un poco después que ella, subí yo también al nivel 12. Y entonces, tras una larga caminata, llegamos al final del piso. Nos quedamos sin habla: La sala a la que habíamos llegado, estaba llena de joyas y piedras preciosas.

La sala más bonita que ví en toda mi vida

Pero a nosotras todas esas no nos parecieron nada compradas con la que teníamos delante: Una preciosa gema enorme de color fucsia que se alzaba ante nosotras. Al igual que yo, Ember se quedo embobada con esta última.

Una enorme y preciosa gema

Ember, intentó cogerla, pero no pudo: Pesaba demasiado y encima estaba bien sujeta. Como pensó que yo podría como había podido con todas las cosas, me dijo que la cogiera yo. lo intenté, pero... No pude y me rendí. Ember, no se rindió: Intentó moverla a pesar de que sabía que seguramente no lo conseguiría. Y no lo consiguió a pesar de que tiró con todas sus fuerzas. Entonces, cuando las cosas no podían ir peor, empecé a volver a tener visiones. En ellas, un Pokémon (El mismo que había atravesado la cascada), empujaba la gema y de repente, todo se inundaba y la corriente lo arrastraba hasta no sé donde.

Cuidado con el agua

De repente, se cortó la visión y volví a la realidad. Entonces, reconocí quien era el Pokémon que había tocado la gema. Era... Era... Pero, Ember, casualmente, mientras yo pensaba, empujó la gema (Yo me asusté de tal modo que casi hubiera deseado estar en el mundo humano) y... ¡Todo se inundó, como en mi visión!

La corriente nos arrastró

Todo estaba oscuro, pero de repente, todo se iluminó: ¡Habíamos salido por el agujero de una especie de volcán! Ember empezó a gritar. Yo solo conseguí emitir un grito ahogado.

Salimos directamente

Tan rápido como ascendimos, caímos en una especie de agua caliente.

Hemos caído en algún lado

Un Teddiursa se nos acercó y nos saludó. Luego, nos preguntó que si estábamos bien. Ember y yo nos levantamos y lo primero que preguntó Ember fue "¿Dónde estamos?". ¿Y a que no sabéis dónde estábamos? ¡En la Terma! A Ember y a mí nos invadió la ira. Tanto que nos habíamos esforzado por llegar al final para... ¡Caer en la Terma! Un Torkoal, nos dijo que desplegaramos el Mapa Mágico. Obedecimos. Nos mostró dónde estaba la Terma. Ember, se fijo en que... ¡La cascada nos había traído hasta aquí! Que raro... ¿La cascada no era un sitio inexplorado? Entonces... ¿Por qué nos llevó a la Terma? Como Torkoal nos invitó a descansar un poco en la Terma, adeptamos. Sinceramente... ¡Fue la mejor sensación que snetí en toda mi vida! El agua caliente, calentándome todo mi cuerpo... Poco después, volvimos al Pokégremio. Cahtot parecía impresionado tras contarle nuestra aventura.

Se lo explicamos a Chatot

Después de una larga charla y de la cena (Que tuvo que ver con que el gran Bluff ya había estado allí y por tanto ese no era un sitio nuevo... Y también con mis extrañas visiones y con la gran expliacación del gran Bluff de que pronto haríamos una exploración en grupo...), nos fuimos a la cama. Y por si no lo sabéis... Esa sombra era... ¡De el gran Bluff!

Día 10: "???" Editar

Al día siguiente, Ember y yo nos levantamos como de costumbre, pero, al igual que el otro día, no dijimos las frases. Chatot nos explicó algo que Ember y yo ya sabíamos: Ibamos a hacer pronto una expedición en grupo. Todos se pusieron muy alegres. Chatot, nos dijo que nos esforzaramos si queríamos ser seleccionados y nos fuimos a trabajar. Mientras bajabamos las escaleras para coger una misión del tablón de anuncios, Ember y yo empezamos a charlar tranquilamente.

Ember y yo hablando

Pero cuando nos dirigimos hacia el tablón de anuncios, nos encontramos con una desagradable sorpresa... ¡Los dos estúpidos que le habían robado a Ember eran exploradores!

Koffing y Zubat exploradores

Al enterarse de que queríamos ser exploradoras de verdad, agarraron a Ember y se la llevaron. los muy malvados le dijeron que ella no valía para explorar. También dijeron que no la iban a escoger para la expedición aunque se esforzara un montón. Ember, les dijo que ellos eran tan débiles que no habían podido con nostros. Ellos, le dijeron que era aporque su jefe no estaba en ese momento con ellos y por eso habían perdido. Entonces, dijeron que olían que se estaba cercando...

Continuará...

¡Interferencia de bloqueo de anuncios detectada!


Wikia es un sitio libre de uso que hace dinero de la publicidad. Contamos con una experiencia modificada para los visitantes que utilizan el bloqueo de anuncios

Wikia no es accesible si se han hecho aún más modificaciones. Si se quita el bloqueador de anuncios personalizado, la página cargará como se esperaba.

También en FANDOM

Wiki al azar